29 de abril de 2010

Galería fotográfica

El Arzobispo de Valencia, Don Carlos Osoro, ha sido el invitado a nueva una cena-coloquio para hablar sobre la situación actual de la Iglesia en la Comunidad Valenciana, sus prioridades y proyectos, y analizar desde una perspectiva cristiana los temas de mayor interés y actualidad.Francisco Grau, miembro del patronato de la Fundación COSO, hizo un recorrido por su trayectoria desde que fue ordenado sacerdote en el año 1973 hasta su llegada hace un año al arzobispado de Valencia. El acto, celebrado en el Colegio Mayor de La Alameda, contó con numerosos asistentes.

Durante su intervención Don Carlos Osoro mostró las razones llenas de fortaleza y de amor por el hombre  que caracterizan la actuación del Papa Benedicto XVI. En un momento en que la crisis afecta a muchos ámbitos de la sociedad -pues no sólo es económica, sino sobre todo de pérdida de valores cristianos-, la Iglesia trabaja para hacer llegar su labor de ayuda y su mensaje de esperanza. Sin embargo, en ocasiones, con la polémica que se suscita en algunos medios, se desvirtua esa realidad de manera que casos negativos aislados pasan a ser el centro de atención. También quiso dejar claro que la Iglesia no debe esperar que la sociedad se adapte a sus ideas sino que debe ser ella la que se acerque a la sociedad. Este es uno de los argumentos del Arzobispo para explicar que llos jóvenes deben recibir una atención especial por parte de la Iglesia, pues en el futuro serán el motor del mensaje cristiano.

Durante el coloquio, don Carlos Osoro contó algunas experiencias vividas, mostrando su ingenio y buen humor, y quiso destacar que su afán es estar muy cercano a la gente y escuchar a todos. Las pregunt¡as de los asistentes dieron pie a abordar temas clave, como son la participación activa de los cristianos en la vida de la sociedad, la defensa de los derechos de los más necesitados, el papel de la familia en la educación, y otros muchos.  D. Carlos se refirió con cariño a la suerte que ha tenido al poder servir  como arzobispo en las diócesis que guardan dos de las reliquias más importantes del Señor, como son el Santo Sudario de la Catedral de Oviedo y el Santo Cáliz de la Catedral de Valencia.