ACEPRENSA 29 Enero 2015

Desde hace años se habla de “el Internet de las cosas”, porque cada vez más las empresas de tecnología buscan conectar a la red los aparatos domésticos, para que funcionen de manera autónoma a nuestro servicio. Ahora, la tecnología va un paso más allá y, en vez de conectar nuestras cosas a Internet, pasa a conectarnos a nosotros mismos; es lo que se llama “el Internet del yo” (The Internet of me [1]), sobre el que escriben Andre Spicer y Carl Cederström en The Conversation.

Leer más: