Con la dimisión simultánea de los portavoces de la Santa Sede pasa una oportunidad de hacer más ágil y profesional la comunicación vaticana. Esa es la opinión, entre otros, de John Allen, quien cree que el problema no está en la renuncia, sino en lo que, a su juicio, la ha provocado. Artículo de Aceprensa